Gestión de Personas como nueva clave en la Gestión Deportiva

Tradicionalmente, las Organizaciones Deportivas han enfocado su gestión siguiendo el paradigma tradicional centrado en la estructura, organigrama, cargos, funciones, lineamientos, estrategias, tareas, objetivos, metas e indicadores que definían tanto su política institucional y su planificación estratégica deportiva.

No obstante este enfoque se sigue utilizando en gran número de organizaciones, de hecho sigue siendo una parte importante de la gestión, la literatura moderna actualmente señala que las Organizaciones Deportivas, al igual que otros tipos de organizaciones productivas o de servicios, deben focalizar su gestión principalmente en las personas, relaciones y emociones que gobiernan el funcionamiento operativo diario del Club, Corporación, Fundación, ONG, Consultora, Productora Deportiva entre otras, ya que como los seres humanos somos individuos emocionales y las organizaciones son sistemas sociales, la persona, relaciones y emociones deben estar al centro de nuestra gestión.

Centrar la gestión deportiva en las personas, relaciones y emociones, significa definir buenas prácticas para los colaboradores internos y clientes externos, que complementen las definiciones clásicas de política deportiva y planificación estratégica, además de establecer en el desarrollo organizacional contenidos relacionales y emocionales en la cultura de la institución, en el clima organizacional, en la gestión del cambio, en la promoción de nuevos liderazgos, en el impulso a la satisfacción con la labor realizada, en la mejora continua de todos los procesos y fomento para los equipos de alto desempeño organizacionales logren su máximo potencial.

Una de estas propuesta para la evolución del antiguo Paradigma Estructural hacia un nuevo Paradigma Relacional, se pueden revisar en los trabajos realizados Juan Cassasus “Educación del Ser Emocional, 2009), quien propone la identificación (Conciencia), Desarrollo (Educación) y Gestión (Competencias) Emocional como la Empatía, Amor, Compasión y otras, continuando la línea de estudio de los Doctores Humberto Maturana (Del Ser al Hacer, Orígenes de la Biología del Conocer, 2007) y Claudio Naranjo (Cambiar la Educación para Cambiar al Mundo, 2014).

La segunda línea de trabajo es la Presentada por el Psicólogo Ignacio Fernández, quién propone orientar la gestión institucional hacia el logro de Felicidad (bienestar) Organizacional a través del fortalecimiento de 3 Emociones básicas Confianza, Pertenencia y Motivación, que apalancadas por las habilidades de Colaboración, Compromiso y Liderazgo, han obtenidos resultados muy positivos en la gestión de personas y relaciones en diferentes tipos de empresas, lo cual debe ser acogido, asimilado y desarrollado por las organizaciones deportivas como nuevas claves para su crecimiento y desarrollo.

Hans Reinike M.
Profesor
USACH – UNAB – UST